2001. Origen: llamada del movimiento sindical

El Programa Asturiano de Atención a Víctimas de la Violencia en Colombia (PAV) tiene sus orígenes en el verano de 2001. El año anterior, la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), hacía un llamado internacional de emergencia ante los ataques graves contra la dirigencia, activistas y personas afiliadas de las organizaciones sindicales en todo el país.

Según los datos de la Escuela Nacional Sindical*, entre 1991 y diciembre del 2001 fueron asesinados 1.708 sindicalistas, la mayoría de la Central Unitaria de Trabajadores de Colombia (CUT). Uno de sus fundadores, presidente del Sindicato Nacional de Trabajadores del Instituto Colombiano de la Reforma Agraria, e integrante del Comando de Paro de las Centrales Obreras, Javier Orozco Peñaranda, encontró refugio en Asturias/ Asturies luego de recibir amenazas, mientras eran apresados o asesinados sus compañeros vinculados a la lucha campesina por la reforma agraria.

Junto con Javier Arjona de Soldepaz Pachakuti, se dieron a la tarea de buscar fórmulas de cooperación y de solidaridad internacionalista ante el genocidio, encontrando en el abogado Enrique de Santiago Romero, Secretario General de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), la idea de realizar un programa de protección similar al que realizaba Amnistía Internacional.

Con el conocimiento y la aprobación por parte de la CUT, se formuló un proyecto piloto de acogida temporal para sindicalistas en riesgo presentado por Soldepaz Pachakuti, con el apoyo de Amnistía Internacional, Justicia y Paz, Comité Monseñor Romero, Comité de Solidaridad con la Causa Árabe (CSCA), y Comité de Solidaridad con América Latina (COSAL). El proyecto fue presentado y aprobado por Carlos Madera, Director de Servicios Sociales del Gobiernu del Principáu d’Asturies, y Reyes Otero, Jefa de Inmigración y Cooperación. El Programa Asturiano se inscribió, por mediación de CEAR, en el Programa de Protección del Ministerio Español de Asuntos Exteriores (MAEC).

En esta tarea se involucraron desde un principio, además de Javier Orozco, principalmente la asociación Soldepaz Pachakuti, con la asesoría de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), con su Secretario General Enrique Santiago a la cabeza, y Amnistía Internacional. Con el conocimiento y aprobación de la idea por parte de la CUT, se formula un proyecto piloto de acogida temporal a personas en riesgo.

El proyecto definitivo, formulado por Soldepaz Pachakuti, contó con el apoyo inicial de las organizaciones Amnistía Internacional, Justicia y Paz, Comité Monseñor Romero, Comité de Solidaridad con la Causa Árabe (CSCA), y Comité de Solidaridad con América Latina (COSAL) y fue presentado a Carlos Madera, Director de Servicios Sociales del Gobiernu del Principáu d’Asturies, y a Reyes Otero, Jefa de Inmigración y Cooperación del mismo Gobiernu, siendo finalmente aprobado.

Además, éste se inscribió, por mediación de CEAR, en un programa que el Ministerio de

Asuntos Exteriores (MAEC) tenía a tal efecto, facilitando las gestiones relativas a los visados.

Definición del tipo de acogida

Tanto las recomendaciones del MAEC como las necesidades de la CUT definieron que el Programa asturiano fuera de acogida temporal. Se buscaba preservar la capacidad de representación de los trabajadores evitando el exilio de sus dirigentes, sin dejar de reivindicar el derecho de asilo cuyo acceso ya estaba siendo limitado por los gobiernos de la Unión Europea.

La acogida en el proyecto piloto fue de tres meses y en versiones posteriores se extendió a medio año. Inicialmente sólo se acogieron dirigentes y activistas de organizaciones sindicales filiales de la CUT con alto riesgo de perder la vida o la integridad física, se buscó desactivar seguimientos y atentados en curso y aprovechar la estadía en Asturias para crecer como dirigentes con nuevas redes, experiencias y aprendizajes, y también como personas, al tener espacios para la reflexión y nuevas herramientas para avanzar en la estabilidad psíquica y emocional.

En lo político-organizativo las personas acogidas y el coordinador participarían en acciones de denuncia, difusión y sensibilización de las graves violaciones de los derechos humanos en Colombia, avanzando en la experiencia de ejercer la diplomacia ciudadana para la construcción de apoyos institucionales y de alianzas entre organizaciones que fortalecieran las redes de solidaridad internacional en la búsqueda de la paz, la justicia social y el respeto de los derechos humanos.

Estructura y componentes iniciales

​La estructura inicial del Programa contempló la creación de dos comisiones, una en Colombia encargada de la selección de casos, inicialmente integrada por organizaciones sindicales vinculadas a la CUT, y otra de apoyo al programa, compuesta por los sindicatos asturianos CCCOO, UGT y CSI y varios colectivos sociales de la cooperación y de la solidaridad internacional.

El primer grupo de cuatro personas acogidas por el Programa Asturiano provenían del ámbito sindical y llegaron a Gijón/Xixón en octubre del 2001, iniciando así una experiencia de más de 20 años, reconocida y valorada internacionalmente.


​[*] http://www.observatoriodeltrabajo.org/ftp/Hiscolom.pdf

[**] Brand, C. (31 de julio 2018). Denuncian asesinato de más de 3.100 sindicalistas en los últimos 5 años. RCN Radio. Recuperado de: www.rcnradio.com/recomendado-del-editor/denuncian-asesinato-de-mas-de-3100-sindicalistas-en-los-ultimos-45-anos


CONTENIDO RELACIONADO